domingo, 22 de marzo de 2009

Tener el pie frito

Tengo el pie frito, como mi ordenador que hace unos días se me apaga sin pedir ni siquiera permiso.

De vez en cuando se me "abren" los pies, cuando me pongo un zapato muy plano. Mira que tengo cuidado de ir variando de calzado en la misma semana, pero...

...e cuando arrivo a casa, me pongo mis zapatillas planas, planas y...un mal giro hizo que viera las estrellas, y no las de Hollywood precisamente.
Esto de tener los pies cavos, es un rollo. Caminas prácticamente sobre el aire, porque apoyas muy poco de tu planta del pie. Con tacones perfecto. Lo malo, que se te acortan los gemelos de llevarlos tensionados todo el tiempo y puedes acabar con los pies en garra. Con zapato plano se me va el cuerpo para atrás y me terminan doliendo los talones.

Casi lloro de pensar que con la inflamación que tengo no pudiera volver a usar parte de mi colección...(Sí, ya sé que me pongo muy drástica con estas cosas. Tengo el precedente de mi madre que ante un mal paso dado y por evitar dejar caer a mi hermana que llevaba en brazos, un esguince hizo que se despidiera de los tacones por encima de los 3 ó 4 cm.)

Ya me veía yo como Frida Kahlo postrada en una cama y pintando para olvidar el recuerdo de aquellos días en que me iba caminando al centro y podía estar un día entero subida a mis tacones de 10 cm...

Si es que me creo que tengo todavía 15 años y la carrocería ya va teniendo sus grietas...No somos nadie, snif.

1 comentario:

Patri dijo...

genial post nena...sabes que me pasa algo así...yo tengo el empeine muy curvo y según que tacones...buf..buf...buf...buf.... y no dejes de pasarte mañana mismo por mi blog...que a lo mejor encuentras algo que te guste mucho.....Un beso grande