sábado, 23 de octubre de 2010

Moda de Sevilla 2010

Siento haber estado ausente estos días, pero todavía estoy aterrizando del ajetreo por el que he pasado.

No tengo palabras para agradecer a Buganvilla (gracias MªLuis y Mati),  el que quisieran que colaborara con ellas realizándoles uno de mis diseños, para participar en el certamen de Moda de Sevilla.

La experiencia ha sido preciosa, la sensación vivida inolvidable, y el trabajo en común con ellas, a pesar del sacrificio que nos ha supuesto el poder cuadrar agendas y trasiegos de última hora, fue de lo más satisfactorio.

Mención especial a nuestra modelo, Raquel Arias de Doble Erre, que aparte de desfilar ha sabido interpretar el papel que le tocaba representar como una gran profesional que es, así como a nuestro actor de teatro por hacernos el favor de acompañarla en la puesta en escena a lo largo de toda la pasarela. (Creo que lo mejor fue la gran ovación que recibieron de todos los que estábamos tras las bambalinas-backstage por su maravillosa actuación).

Y como no, dar las gracias a todos los que me apoyaron para que siguiera con esto para adelante.(Gracias Merchona, Conchita y Francisco y todas las niñas, Montse mi fotógrafa para ese día, Nacho y Carlos).

Este año la VI Edición de la Moda de Sevilla abría sus puertas con el desfile "performance" Casta Diva, dedicado a las óperas más conocidas por todos.

Cada diseñador participante había escogido una de ellas, para representar con un vestido lo más emblemático de cada ópera.

Así Rosa Cuervas con La flauta mágica; Molina Moda con La caballería rusticana; Aurora Gaviño con El rapto del serrallo; Miguel Reyes con el Barbero de Sevilla; Daniel Carrasco y Madame Butterfly; Missey y La traviata; Luchi Cabrera y Don Giovanni; Juan Galocha y Rigoletto; Cañavate con Carmen; Petro Valverde y Norma; Chica Cecé con Macbeth 




 Rocío de Porres y Claudina Claus con Tosca;
 Libélula Lila y María Ramos, con  Aida 


 Pilar Vera con Romeo y Julieta,
 Y entre medias estaba nuestra Mimi de La Bohème, moribunda y compungida, deshaciéndose de las cadenas de la vida con todas las ilusiones y deseos de la misma colgando de ella, y siguiéndola su amante Rodolfo que recogía todos los sueños y esperanzas de su enamorada.






 Hasta que llega el momento de la muerte de ella y su alma que iba siguiéndola en forma de globo con cola de seda morada, se desprende de ella y la coge él en sus brazos.








video

jueves, 14 de octubre de 2010

Vámonos con el borreguito, y no precisamente el de Norit

Desde que vi a Cameron Diaz con este abrigo de borreguito en la peli "The Holiday", tan calentito que sólo poniéndote un jersey debajo se puede llevar casi a cuerpo (a mí es que me agobia mucho eso de ir forrada en invierno) es de esas cosas que no consigues quitarte de la cabeza, y anda rondando tu mente cada invierno con la ilusión de encontrarte con algo parecido. (Las ganas mías de que clonen este modelo de Dior).

Aunque este año parece ser el año del borrego, y quizá mi suerte cambie. Tuvo la culpa Burberry en su desfile de otoño-invierno el que rescató la clásica bomber de aviador.


Y ya podemos encontrar las mil y una versiones de la misma en Zara, H&M, Pull&Bear, Blanco, Uterqüe, Asos, Primark... en polipiel o piel camel, pasando por el color visón, y hasta el marrón chocolate.

Estas dos son de Zara de TFL. La primera es un poco plasticosa. Las siguiente tiene mejor pinta y el borreguito es muy gustoso. La hay también versión chaleco con capucha, para las más calurosas. La última es de Blanco y tiene ese tono marrón envejecido de la piel cuarteada y si no llega a ser porque el borreguito es más claro, es la que más se parece a la original.




 

Aprovechando el tirón también tenemos invasión de abrigos de "piel vuelta" que no tienen nada que ver con mi idea inicial de este abriguito, pero que puede cumplir su función.

Éste de Zara es lo que os comentaba en la entrada anterior, que no tiene nada que ver la foto que te ponen en la web, con la prenda una vez que nos la echamos por encima. ¡Es que ni el color es el mismo! Tira a visón más que a camel y el largo porque creo recordar que era talla única, a mí me llega por la rodilla y a la titi de la foto que debe medir los 1,80 sobraos, le llega por medio muslo. Por no hablar de que cerrado parezco un saco de patatas amarrado.

Ahora que viendo ya este modelo, el que me tenía enamorada era la versión de Zara niños que lleva esta monería de aquí abajo


Y puesto queda mucho mejor que el de Zara Woman, ya que queda más pegado al cuerpo, la manga no es tan ancha, y lleva un añadido de chaleco para que no se te queden los brazos al aire. Lo mejor: que al ser ropa de niño aparte de tener un tejido súper gustoso se puede lavar en lavadora. Genial.

martes, 12 de octubre de 2010

De probadores del camel

Aunque ya hasta el Imperio Inditex ha hecho posibles las compras por internet y sin tener que moverte de casa y a golpe de tecla te haces con ese preciado lo que sea, pongamos ese abrigo, no es lo mismo ir in situ y mirar, y tocar, y probarte, y ver la caída que tiene en ti la prenda, por aquello de que el cuerpecito serrano de la modelo que te lo muestra no tiene las mismas hechuras que las de la compradora que está al otro lado de la pantalla.
 
Y volviendo al reinado del camel para este invierno, no hay que ser muy ducho en la materia para darse cuenta de ello ya que intentar encontrar otro tono de abrigo este año es prácticamente imposible, a simple golpe de vista podemos encontrar los más diversos modelos.

Éste que fue de los primeros que vi, y que me llamó la atención por el volante que llevaba, pero una vez puesto pierde mucho: cerrado se queda raro, hace bombo por los laterales. Y tampoco es cuestión de llevarlo siempre abierto porque queda como si te lo hubieran tirado de un tejado.






Lo siguiente que vi fue esta capa, que por su textura, tipo jersey de canalé y el tacto de la lana me gustó mucho. Pero fue ponérmela por encima y tuve el momento "guardia civil". No sé si serán las trabillas de los hombros o la doble botonadura, pero ni abierta le veía la punta por ningún lado.


¿Será que tiene mucho vuelo la capa? Quizás éstas modelo "cocoon" quede mejor...La próxima vez me la pruebo.



Un abrigo más clásico tipo tres cuartos es este otro, con dos posturas: solapas abiertas y vueltas, o tipo mao. En terciopelo chafado de algodón. Este modelo tiene un patronaje muy similar a otro que andaba circulando por las rebajas del invierno pasado que cayó en mis manos, y como los clásicos nunca mueren... Así que este otro tampoco era cuestión de repetir.


El último que me probé fue éste en paño de lana que sentaba estupendamente, pero de un beig más clarito que hacía correr el riesgo de tenerlo en la tintorería una semana sí y otra también.

Edito: Éste se me quedaba en el tintero, a medio camino entre capa por el vuelo que tiene, estilo años 60, que me decepcionó también porque el paño de lana tiene aspecto como de abrigo de tienda de chino, y creo que eran 99€ lo que costaba. (¿La subida del 18% y la bajada de la calidad de los tejidos soy yo la única que la noto?)
Así que descarté la idea del abrigo que todavía con estos calores no voy a poder ir de estreno, y me decanté por estos zapatos, como no también en camel, con los que tengo una relación de amor-odio porque son comodísimos, en ante y suela con plataforma exterior y goma antideslizante, pero me hace lo que llamo yo "una pierna rara" porque son así como muy brutotes...Lo mismo con medias o leotardos la cosa cambia. Habrá que ponerlos en cuarentena.




lunes, 4 de octubre de 2010

El abrigo camel

Este es el invierno del abrigo camel, todo gira entorno a esta prenda y en este color y sus variaciones en beig, avellana, tostado, más claro, más oscuro, en piel, pelo, paño o punto de lana. Todo vale si viene en el color indicado.
Y para muestra, la del street style internacional